Península de Araya:
Produce sal a cántaros
Fue el oro blanco en tiempos dela colonia
Península de Araya: Produce sal a cántaros   - Sucre Comercial #SucreComercial
Sucre Comercial Mariexis Cova Turismo Sucre
Araya es el nombre de la península occidental del Estado Sucre, ubicada al norte de Cumaná. En su territorio se encuentran Las salinas de Araya, atractivo turístico del paisaje venezolano. En ella se produce el oro blanco de la colonia. Al presente, la Empresa Nacional Salinera (ENASAL), se encarga del proceso productivo de la sal, en especial su formación, cosecha y lavado para distribuir sal bruta lavada y sal refinada para consumo humano.
Introducción
Araya es el nombre de la península occidental del Estado Sucre, ubicada al norte de Cumaná; es parte del Municipio Cruz Salmerón Acosta, figurando como su capital la ciudad de Araya, un lugar rico en sal: el oro blanco de la colonia. A este singular escenario se puede acceder por vía terrestre tomando la carretera Cumaná-Carúpano, entrando a Cariaco y tomando luego la carretera hasta Chacopata; también vía marítima, a través de “tapaítos”, embarcaciones que tardan tan solo 20 minutos en llegar a Manicuare desde la ciudad de Cumaná. Y que también resultan otro de los atractivos del inigualable paisaje venezolano.
Actualmente (2018), el transporte marítimo hacia la península se ha visto afectado por la falta de lanchas, a causa de la falta de recursos (motores, aceites) para mantener en buen estado las mismas. Los habitantes que, diariamente, se trasladan a la ciudad pasan varios minutos, y hasta horas, para tomar una lancha, provocando esta situación calamidad y pesar en la población que ha presentado sus quejas en diversos medios de comunicación (radio, prensa, televisión y medios electrónicos), obteniendo respuestas que no satisfacen totalmente a los usuarios.
Un poco de historia
Durante el trayecto de viaje hacia la península, se pueden observar las famosas salinas de Araya. Éstas fueron descubiertas entre 1499 y 1500 durante la expedición pariana que realizaron Pedro Alonso Niño y Cristóbal Guerra. El primer cronista en referirse a ellas fue Pedro Mártir de Anglería quien, en su descripción, tomada oralmente de los primeros testigos de su hallazgo la define así:
“En aquella playa de Paria hay una región llamada Haraia, que es notable por una nueva especie de salinas; pues agitado allí el mar por la fuerza de los vientos, empuja las aguas a una vasta planicie que hay allí junto, y saliendo el sol, cuando se tranquiliza el mar se coagulan en blanquísima y optima sal; y si acudieran allí pronto antes de que llueva, podría cargarse cuantas naves surcan el mar, porque en lloviendo al punto se liquida y la absorbe la arena, y por los poros de la tierra vuelve a su origen, de donde había sido arrojada. Dicen otros, que el llano aquel no lo llena el mar, sino ciertas fuentes que brotan más amargas que agua de mar, y en habiendo tempestad se remueven aquellas aguas. Los indígenas hacen mucha estima de aquellas salinas, pues no solo usan la sal para los usos domésticos, sino que formando con ella como ladrillos la venden a los extraños a cambio de cosas ajenas”.
(Pedro Mártir de Anglería, Fuentes históricas sobre Colón y América. Editoriall Maxtor, Valladolid, España. Tomo I, p.p 315-316).
Producción
Araya cuenta con una laguna natural que produce sal a cántaros llamada Laguna Madre, también con varias lagunas artificiales que construyó la industria salinera para incrementar la producción de sal. Las salinas tienen un característico color púrpura que se matiza de acuerdo al ángulo del sol, de la profundidad y el grosor de los paneles de sal. Para acelerar el proceso e incrementar la producción de sal, la empresa inunda las lagunas con agua de mar y la dejan evaporar hasta que se pueda recoger la sal.
En el año 2009, PDVSA Industrial, S.A., filial de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) de la mano con la Gobernación Bolivariana del estado Sucre firmó un Convenio de Asociación para constituir la Empresa Socialista Salinas de Araya, S.A. El objetivo de esta alianza fue de constituir una Empresa de Propiedad Social con capacidad de explorar, extraer y comercializar la materia prima salina, procesar y distribuir sal en sus diferentes presentaciones, además de producir y abastecer a las pequeñas y medianas industrias salineras del país. No obstante, según consta en la Gaceta Oficial 41.000, de fecha 30 de septiembre de 2016, la Empresa Nacional Salinas de Araya (antigua SACOSAL, y mucho antes ENSAL) pasó a formar parte del patrimonio de la Corporación Minera Venezolana S.A (CVM), ente adscrito al Ministerio de Desarrollo Minero Ecológico. La venta fue realizada por PDVSA, organización a la cual la Gobernación de Sucre le otorgó, el 30 de junio de 2010, una concesión para el manejo de las Salinas de Araya, asentadas en el municipio peninsular Cruz Salmerón Acosta, a cambio de inversiones en infraestructuras y servicios, así como el pago de pasivos laborales a trabajadores activos y jubilados.
En la actualidad (2018), la organización tiene por nombre Empresa Nacional Salinera (ENASAL) y se encarga del proceso productivo de la sal, en especial su formación, cosecha y lavado para distribuir sal bruta lavada y sal refinada para consumo humano.

POR FAVOR HAGA SUS COMENTARIOS