Península de Paria:
La tierra del cacao
cotizado en el mundo por su fino aroma y calidad
 Península de Paria: la tierra del cacao  - Sucre Comercial #SucreComercial
Sucre Comercial Equipo de redacción Archivos
La Península de Paria es un lugar de una exuberante belleza natural, hermosas playas, aguas termales y paisajes selváticos. Para coronar la obra de Dios, estas tierras también son suelos fértiles del mejor cacao, cotizado en el mundo por su finura, aroma y calidad. Podría decirse que en esa zona se desarrolla uno de los movimientos más importantes del país alrededor de esta maravillosa semilla. Acércate a estas tierras mágicas y descubre sus secretos.
Introducción
En la península de Paria el cacao marca la pauta. A lo largo de la península abundan productores pequeños y medianos, emprendedores, artesanos, empresas, fundaciones, museos, escuelas, entre muchas otras entidades, cuyo objeto es resaltar, vender y mejorar la semilla que se produce en el lugar. Las rutas del cacao, la gastronomía, las terapias de belleza, se han incorporado a la oferta turística de una región que se niega a desperdiciar uno de sus más grandes tesoros.
No en balde estas tierras, ubicadas al noreste de Venezuela, encabezan la producción de cacao nacional, desde épocas coloniales, y lo hace con un grano que destaca por su gusto y aroma. Desde el siglo XVII los españoles buscaban en territorio Pariano el conocido como Oro Marrón, introducido en Europa un siglo antes con tal éxito que se extendió por todo el viejo continente, convirtiéndose rápidamente en un producto de intercambio.
Durante su tercer viaje a América, en 1498, Cristóbal Colón pisa por primera vez el continente americano por lo que hoy es el estado Sucre de Venezuela. Durante esta travesía el almirante navegó por el Golfo de Paria región que posteriormente, gracias al cacao, viviría muchos años de pujante economía. Con el descubrimiento del petróleo esta semilla, así como el café, cayeron en declive pero los parianos se negaron a olvidar este legado conservando la experiencia acumulada en el cultivo de este rubro que es sin duda parte importante de su patrimonio cultural.
Cacao Fino de Aroma
Investigadores y estudiosos en la matera definen al cacao pariano como el de menos amargura y mayor sabor del ya de por sí cacao fino que se produce en el país. Describen que posee toques de almendra, caramelo y azúcar moreno entre sus múltiples sabores.
Se estima que el 65% del cacao producido en Paria es exportado a Europa. El cacao venezolano es codiciado en el mundo entero por su altísima capacidad de aromatizar y saborizar cacao de menor calidad como el africano con muy pequeñas cantidades (tan solo de 3 al 5 %). Su permanencia y múltiples aromas , que van desde los cítricos a los dulces pasando por los frutales, hacen esta semilla una de las mejores del mundo.
En Paria se cultivan muchísimas variedades de cacao. La mayor parte de su cosecha (aproximadamente un 80%) pertenece a la variedad Trinitaria famosa por concentrar la robustez del cacao forastero con la finura del cacao criollo. También es posible encontrar árboles híbridos resultado de mezclas entre cepas locales y otras introducidas desde otros lugares del país.
Destaca en la región el cacao Rio Caribe Superior, una mezcla de Trinitario con Criollo, que según escribe la Cámara Venezolana del Cacao, posee características organolépticas de cacao, afrutado, nueces y malta. Es muy valorado en el mercado europeo y asiático.
En el Museo Pariano del Cacao se pueden observar 6 de los tipos de cacao que se cultivan en la península como el Híbrido, Criollo, Forastero, Trinitario, Porcelana y Cundeamor . Para completar, no son pocas las haciendas que cultivan diversos tipos de especies, todas de la más alta calidad, traídas desde todos los rincones del Venezuela a suelo pariano, tierra por excelencia del cacao venezolano.
Desafíos
Aún cuando la economía pariana se ha deteriorado sensiblemente cada día más, el estado Sucre se mantiene como principal productor de cacao de Venezuela según cifras del Instituto Nacional de Tierras.
Al menos 8 de sus 15 municipios son cacaoteros por lo que su contribución a la producción nacional supera el 50 %. Los pequeños productores, con propiedades que van desde 3 a 6 hectáreas aproximadamente, surten la mayor parte del mercado en esta región, pero lo hacen con muchas deficiencias.
Actualmente la península desperdicia su verdadero potencial en cuando a producción. Se calcula que de cada hectárea sembrada se producen entre 100 a 300 kilos de cacao, cifra que fácilmente podría multiplicarse a través de buenas prácticas así como capacitación técnica.
Tal realidad hace que el fermentado de la semilla se dificulte dado que se requiere al menos unos 300 kg para que este proceso se lleve a cabo adecuadamente. La mala fermentación y el secado deficiente pueden arruinar un cacao que se considera como los mejores del mundo por su calidad.
De hecho la práctica de la fermentación no está extendida en la región por lo que se comercializan grandes cantidades de cacao corriente. No hay que olvidar que la fermentación es un paso clave para potenciar el sabor y aroma del grano por lo que uno de los mayores retos para el desarrollo de la industria cacaotera en Paria, es prestar apoyo a los pequeños productores para aumentar la productividad y perfeccionar esta técnica.
Ruta del cacao
En la Península de Paria pueden encontrarse numerosas propuestas vinculadas con el cacao que reflejan el arraigo cultural que esta semilla tiene en la zona. No son pocos los pequeños productores que cuidan el proceso de cosecha, fermentado y secado ofreciendo a mercados internacionales un producto “Bean to bar” de la más alta factura.
A lo largo de su recorrido por la Península, podrá disfrutar de hermosas plantaciones de cacao; degustar diversos platos y bebidas hechos a partir de esta semilla sagrada; tomar una de las tantas visitas guiadas ofrecidas por las haciendas productoras de cacao en las que conocerá el proceso que va desde la siembra hasta la degustación de un delicioso chocolate. Abundan las tiendas con ponches, helados, y otros productos artesanales además de terapias holísticas, yoga y masajes basadas en el conocido como alimento de los dioses. ¡No deje de visitar la tierra donde el cacao es el rey!

POR FAVOR HAGA SUS COMENTARIOS